Valladolid Club Tempero

julio 19, 2007

Presento este blog de Valladolid: club tempero

http://clubtempero.wordpress.com/

Club Tempero Valladolid

La filiación divina.- Un cristiano es un hijo de Dios, en virtud del bautismo. Esta verdad básica del cristianismo ocupa un lugar fundamental en el espíritu del Opus Dei, como enseña su fundador: «La filiación divina es el fundamento del espíritu del Opus Dei». En consecuencia, el Opus Dei fomenta la confianza en la providencia, la sencillez en el trato con Dios, un profundo sentido de la dignidad de todo ser humano y de la fraternidad entre los hombres, un amor cristiano al mundo y a las realidades creadas por Dios, la serenidad y el optimismo.

Colegio Mayor Peñafiel – Valladolid

La vida ordinaria en el espíritu del Opus Dei.- El cristiano puede buscar la santidad a través de las actividades que desarrolla. En palabras del fundador del Opus Dei: «La vida ordinaria puede ser santa y llena de Dios»; «el Señor nos llama a santificar la tarea corriente, porque ahí está también la perfección cristiana». Consecuencias:

  • Trascendencia de las pequeñas cosas. «La santidad “grande” está en cumplir los “deberes pequeños” de cada instante», enseñaba el fundador del Opus Dei. Por ejemplo, los detalles de servicio, de buena educación, de respeto a los demás, de orden material, de puntualidad, etc.: cuando se viven por amor de Dios, esos detalles no son irrelevantes para la vida cristiana.
  • Entre las realidades ordinarias sobre las que un cristiano debe edificar su santificación se cuentan el matrimonio y la familia. «El matrimonio no es, para un cristiano, una simple institución social, ni mucho menos un remedio para las debilidades humanas: es una auténtica vocación sobrenatural».
  • Santificar el trabajo, santificarse en el trabajo, santificar con el trabajo.

Santificación del trabajo. Opus Dei.

¿Cuál es el espíritu del Opus Dei? El Opus Dei difunde la llamada a la santidad en el cumplimiento del propio trabajo y de las obligaciones personales. «El espíritu del Opus Dei tiene como característica esencial el hecho de no sacar a nadie de su sitio, sino que lleva a que cada uno cumpla las tareas y deberes de su propio estado, de su misión en la Iglesia y en la sociedad civil, con la mayor perfección posible».

Comienzo del blog.

julio 18, 2007

Comienzo del blog.